Moski

Moski

Lee su historia en "Relatos"

Buscador

© Derechos de copia

Los derechos de reproducción de los artículos pertenecen a Migato y a sus autores, excepto en el caso de los artículos extraídos de otros sitios, cuya fuente se indica.

Si quieres publicar alguno de estos textos, indica el autor y la fuente y, por favor, comunícanos tu deseo de reproducirlo a la dirección que hay al pie. Tu web no va a ser menos valorada por ello, al contrario.


Inicio » Artículos generales » La conciencia y la inteligencia en los animales

La conciencia y la inteligencia en los animales

Pocas cosas interesantes quedan por ver en una televisión cada vez más encanallada, y una de ellas es el programa de ciencia "Redes", de La 2 de Televisión Española, dirigido y presentado por Eduard Punset. El biólogo norteamericano John Bonner (1920), profesor emérito del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Princeton, afirma en esta entrevista que le hizo Punset en mayo de 2003 que la cultura, la inteligencia, la conciencia y el sentido artístico no son privativos de la especie humana; se trata simplemente de diferentes tipos de cultura, inteligencia y conciencia. Su definición de cultura como "transmisión de información mediante el comportamiento", extensible a todas las especies, no ha gustado nada a los antropólogos, a los que acusa de tener una visión exclusivamente antropocéntrica.

Eduard Punset: ¿Cuál es la diferencia entre la inteligencia humana y la inteligencia de una ameba social –moho mocoso–, ese minúsculo organismo vivo?

John Bonner: Me he enfrentado a esta pregunta porque me interesa la inteligencia de todos los animales, desde la ameba a los seres humanos. La gente siempre da por supuesto que por el hecho de ser amebas han de ser estúpidas, pero en realidad no es cierto. Y déjame que te ponga un ejemplo de lo listas que pueden ser. En primer lugar, estas amebas no permanecen separadas, sino que se reúnen en grupos de manera que forman como una bolsa que tiene un límite delantero y uno trasero. Pueden emigrar en el espacio de unos pocos centímetros, y se mueven hacia la luz con una exactitud increíble. Hacen cosas inteligentes, pero las hacen únicamente en un escenario social, no como amebas separadas. Cuando se reúnen 100.000 o quizá un millón de ellas para formar una cosa que tiene más o menos un milímetro de largo, entonces pueden ser muy listas y adaptarse a las señales ambientales.

Eduard Punset: ¿Crees que en los seres humanos se da la misma regla? ¿Colectivamente somos más inteligentes?

John Bonner: Sí. Los cerebros grandes funcionan mejor que los pequeños. O sea que en algunos aspectos es una situación análoga.

Eduard Punset: Se ha dicho que una de las mayores ventajas evolutivas, o ventajas comparativas, aconteció cuando en un determinado momento de la evolución alguien fue capaz de adivinar lo que el cerebro de otra persona estaban pensando. En el sentido de decir: si eres capaz de hacer esto, entonces sé cómo reaccionarás y por lo tanto puedo prepararme ¿Esto es verdad? ¿también funcionaría en el caso de los animales?

John Bonner: Yo diría que es verdad y diría también que funciona igual en el caso de los animales. Si tienes dos perros, estoy convencido de que el uno sabrá lo que piensa el otro por su manera de actuar y porque preverá lo que el otro hará. La inteligencia, humana y animal, siempre debería considerarse dentro de un contexto social. Nosotros no tenemos la inteligencia que tenemos de una manera aislada: siempre estamos hablando con otras personas y comunicándonos de diversas maneras con los demás, y creo que los animales pueden hacer lo mismo.

Eduard Punset: ¿Sería correcto decir que todos los animales tienen más o menos el mismo potencial cerebral, y que la única diferencia es que lo aplican de distinta manera? Por ejemplo, un delfín que vive en el agua utilizará las ondas de sonido para comunicarse con otros delfines, porque las ondas de sonido se transmiten muy bien en el agua. Y un canguro o un león o un ser humano en la tierra aplicarán el mismo potencial a las ondas visuales, porque funcionan mejor en la tierra. Algunos biólogos dicen exactamente eso: no es que sean menos inteligentes, es que concentran su inteligencia en un campo en el que los seres humanos nos sentimos perdidos.

John Bonner: Creo que es absolutamente cierto. De lo que realmente estás hablando es de los medios de comunicación. Un delfín emite sonidos… y también nosotros emitimos sonidos, pero los que él emite son especialmente efectivos a la hora de viajar por el agua. Siempre me ha fascinado el hecho de que los elefantes emiten sonidos que son tan bajos que no podemos oírlos. Pero todo esto son cuestiones de comunicación y no reflejan realmente la inteligencia. Es cierto que un organismo cualquiera no podría ser muy inteligente si no pudiera comunicarse. Se trata de comunicación, no del medio por el que se realiza.

Eduard Punset: ¿Cuándo dirías que un determinado comportamiento es inteligente?

John Bonner: No soy muy aficionado a definir las cosas porque supone poner límites estrechos a las mismas, y además no todo entra dentro de esa definición. Sin embargo cualquiera que sea lo inteligencia –tanto si es animal o humana– es realmente un continuo. Tenemos animales que son muy limitados en lo que pueden hacer y pensar, y luego pasamos, de manera muy progresiva, a cerebros mucho más complicados. Visto de esta manera resulta muy difícil definir la inteligencia.

Eduard Punset: Entonces, es una cuestión de grado y no realmente una diferencia cualitativa. Quiero decir, nosotros somos inteligentes y el resto de los animales no lo son: obviamente ese no es tu punto de vista.

John Bonner: Sí, y el mismo argumento se aplica a la conciencia. Existe esa gran pregunta de si sólo los seres humanos pueden ser conscientes. Un viejo amigo mío, Donald Griffin –un biólogo muy importante– ha estado planteándose esta cuestión: ¿cómo sabemos que los animales no son conscientes? Y él tiene muchos ejemplos que realmente invitan a preguntarse la posibilidad de que tengan algún tipo de conciencia: quizá es diferente de la nuestra, pero es conciencia de si mismos.

Eduard Punset: Conciencia de si mismos y capacidad de pensar cómo actúan los demás.

John Bonner: Son conscientes de que se comportan de una cierta manera, de que tienen un tipo de comportamiento.

Eduard Punset: Entonces ¿existe una diferencia entre la cultura humana y la de los animales? ¿Es también un continuo?

John Bonner: Según la manera en que yo defino la cultura, se trata de un continuo. Pero la cultura se puede definir de tal manera que podamos decir que es algo que sólo los seres humanos pueden poseer. Y hay muchos antropólogos que adoptan esta posición. Si definimos la cultura como la transmisión de información de un individuo al otro por el comportamiento, es cierta tanto para los animales inferiores como para los seres humanos. Pero dicha definición pone furiosos a los antropólogos culturales, porque a ellos les gusta definirla en términos de civilización y todo tipo de cosas que están relacionadas exclusivamente con los seres humanos.

Eduard Punset: Una idea que constituye tu pensamiento es la de que un organismo no es un adulto ni un niño, sino que un organismo es un ciclo vital ¿Qué quieres decir?

John Bonner: El uso de la palabra persona, o del nombre de una persona, Edward, siempre nos hace pensar en esa persona como un adulto, o en esa persona en un preciso momento de su vida, siempre es un pequeño período de tiempo. Pero un embrión es la misma persona, y también lo es un huevo fertilizado. Por tanto, es realmente incorrecto aislar un único periodo de tiempo. Aunque es muy útil porque, por ejemplo, si estoy hablando contigo, no quiero pensar en ti como alguien que ha pasado por todo un ciclo de vida; por otra parte, eso es lo que somos.

Eduard Punset: Volvamos a la cuestión de la inteligencia y qué es lo que marca la diferencia -si es que hay alguna- entre los animales y los seres humanos. Uno diría que algo en lo que un perro o un gato no pueden vencerme es en el arte, quiero decir el pensamiento artístico ¿Cómo se desarrolló este pensamiento artístico? ¿En qué punto de la evolución se hizo esto realidad?

John Bonner: En este último siglo tenemos este complejo de que los animales no tienen ningún sentido de la belleza y pensamos que es algo puramente humano. Sin embargo, en el siglo XIX los victorianos hablaban de animales que tenían un bello plumaje, unos colores muy bonitos, porque los admiraban, y para ellos tenían algún tipo de sentido artístico. Esto se convirtió en un punto de vista terriblemente impopular y de hecho fue objeto de burla; y luego, en este siglo, se volvió a los pájaros. Se observó que en el caso de las aves del paraíso, el macho tenía un plumaje increíblemente complejo y bello, que usaba en el cortejo para atraer a la hembra; pero hay un ave estrechamente relacionada, llamada el pájaro bower, una rama que evolucionó no hace demasiado tiempo en la familia de las aves del paraíso. Los pájaros bower, son pájaros de aspecto muy vulgar, así que cuando los machos quieren aparejarse, construyen una estructura muy elaborada que decoran con frutas del bosque y luego ponen conchas y todo tipo de cosas con colores vistosos como los de las plumas.

Eduard Punset: Como una especie de alcoba nupcial.

John Bonner: Exacto, y de hecho la palabra “bower” –que es una palabra victoriana–, significa “estancia del amor”; porque los victorianos pensaban que su propósito era el de cortejar a la hembra, y ahora vuelve de nuevo esa manera de referirse a ello. Lo interesante es que parece muy probable que en la evolución, cuando se separaron estas aves, un grupo se llevó los colores brillantes. Pero hay ciertas desventajas en ello, porque no cabe duda de que los machos de colores brillantes son una presa fácil para los depredadores; pero en el caso de los bowers no tiene el riesgo de ser devorados. Es la alcoba nupcial, el bower, lo que es brillante y lleno de color, no el ave misma. Como ya he dicho antes, estoy a favor de la idea de que todo constituye un continuo, de modo que mi opinión es que en efecto las aves poseen algún tipo de sentido artístico; puede que no sea como el nuestro, pero también es muy posible que haya partes del cerebro de las aves que nosotros hemos retenido y que estén interesadas por el arte.

Eduard Punset: Y en nuestro caso ¿tiene el arte el mismo origen? En el caso de las aves parece ser que fue la selección sexual la que contribuyó principalmente a canalizar esa capacidad artística ¿Ocurrió igual con los seres humanos?

John Bonner: En muchas tribus, el adorno del cuerpo –los tatuajes, las cicatrices, y todo tipo de adornos caprichosos– guarda relación con la selección sexual. Pero esto no es genético, sino que se hace siguiendo un propósito inteligente. Pero lo sorprendente es que en el período cromagnon se hicieron las pinturas rupestres más increíblemente bellas –muchas de las cuales se encuentran en España– y esto no parece tratarse de selección sexual. No está claro de qué se trata: presumiblemente es algo relacionado con la religión. Aunque lo cierto es que el hombre primitivo presenta una capacidad artística que es realmente impresionante y creo que es difícil mejorarla hoy en día.

Luis Berumen ha hecho este comentario en fecha 25/02/2009 07:53

Excelente, de acuerdo Bonner, creo que los animales cuentan con el uso de razón, emocional-sentimental, un gran ejemplo de ello son en su mayor parte los mamiferos.

Lo que sucede es que se encuentran en proceso de evolución,el ser humano tardo millones de años en evolucionar su cuerpo y mente, (conocimiento, inteligencia)para llegar a ser homo-sapiens, por lo tanto no podemos cerrarnos a que solamente la raza humana tiene el poder evolutivo del conocimiento, cultura, y sabiduría.

tatiana ha hecho este comentario en fecha 09/08/2010 15:36

se puede pensar en algun tipo de inteligencia en los animales?

Paulina ha hecho este comentario en fecha 23/02/2011 04:51

Leo que lleva tiempo la publicación, sin embargo hoy tuve en la escuela una platica referente a este tema..
Me agrado leer lo comentado y a comprender y defender aun mas mi opinion.
Un saludo y agradecimiento .

kat ha hecho este comentario en fecha 20/03/2011 18:50

increible. completamente de acuerdo, el pensar que los animales no tienen conciencia no es mas que antropocentrismo.

Alfonso ha hecho este comentario en fecha 07/05/2011 05:21

Todo es cuestión de definición, dependiendo del concepto que cada uno tenga de inteligencia, cultura, conciencia, arte, pues así va a ser su postura. De todas maneras es otra posición que nos amplia nuestra perspectiva.

Daniel ha hecho este comentario en fecha 18/02/2012 15:42

Joer Luis, tienes mas bien bastante poca idea de biologia evolutiva, dices que al ser humano le costo millones de años de evolución llegar hasta homosapiens, y lo dices como si fuese el ser mas evolucionado, te puedo asegurar que hay seres infinitamente mas evolucionados. Putos humanos k nos creemos dueños del mundo y de las capacidades k definimos como humanas

MARTIN ha hecho este comentario en fecha 03/01/2013 18:32

La idea de "continuidad" biológica y cultural tiene un potencial revolucionario para nuestra forma del ver el mundo. La ameba y el ser humano comparten un origen común y gran parte de sus genes. La clasificación de la vida por especies es artificial. ¿Que hacemos entonces cuando le causamos la muerte a un animal para divertirnos, experimentar con él o para saborear su carne?. Tenemos restricciones para matar a otro ser humano por esas razones. No disfrutamos torturando a un ser humano hasta verlo ahogarse con su propia sangre pero si lo hacemos a los toros de lídia por que nos parece "artístico". Hasta ahora nos escandalizamos con los experimentos que ejecutaron los nazis a los judios pero si matamos a miles de animales en laboratorios de investigación. Nos horrorizamos con la historia del japonés que mató y comió a una compañera de estudios en Francia pero disfrutamos sin culpa de un buen bife.

Comenta el artículo

Por favor, NO HAGAS CONSULTAS. Esto no es un foro ni un mensajero y nadie te va a contestar. Si necesitas ayuda o consejo, dirígete a los foros de Migato o directamente a un VETERINARIO. Este formulario se destina exclusivamente a COMENTAR el artículo que ves arriba. DESCARTAREMOS cualquier otro tipo de intervención, así como los mensajes ofensivos y groseros.

* = campo requerido

:

:

: