8-12-16, 19:05 *
Bienvenido/a, Visitante. Por favor, inicia sesión o regístrate.


¿Has perdido el email de activación?
 
Páginas: [1]   Ves abajo
  Imprime  
Autor/a Asunto: Mina y la pescadilla  (Leído 848 veces)
0 usuarios y 1 visitante examinan esta línea
vdk
Visitante
« en: 3-11-06, 16:36 »

Extracto de uno de mis post... lo saco por aquí para homenaje de nuestros bichos. Que parece que a muchos os ha gustado:

================================================================================================================================================
La otra, está hecha una mala bestia.

Tanto, tanto, que caza muercilagos desde la terraza/balcón que tenemos en el dormitorio, y en el jardín les pega unas palizas a los escarabajos que encuentra (bajo tierra, se pone a escarbar  Huh). También caza saltamontes... y la hemos pillado un par de veces tras darles unos manotazos maullarles como animándoles a que salten. Yo creo que se acuerda de cuando era pequeña y salía al jardín, veía un saltamontes y se iba detrás de ellos a cazarlos, y en cuanto se movían minimamente pegaba unos respingos hacia atrás de metro o metro y medio.

Bueno... es un despipote. Un día metio en casa un pajarito volandero (de los que empiezan a volar). Caza salamanquesas que no sé de donde saca, en fin de todo. Cuando era pequeña (dos meses) una vez salimos de compras y cuando volvimos me dice mi mujer que cogiera una cola de pescadilla (pesaría más de un kilo) que había dejado descongelando encima de un plato en la cocina. Yo le dije, que allí no había nada.

Entonces me empieza a medio gritar que si estoy tonto y que deje de hacer el ganso y que hiciera lo que me estaba diciendo. Le volví a repetir que no estaba allí y se presenta en la cocina como un basilisco. Y le digo: ves? no está!. Sin embargo la cocina olía a pescao que echaba para atrás. Pero mucho mucho. Miramos al perro, y enseguida pensamos que él le había echado el diente (cosa rara por que odia el pescado y nunca ha cogido nada ni de las mesas ni de las encimeras). Total que subimos a la habitación a cambiarnos y nos sigue la gata como siempre.

La cojo para darle unos arrullos ya que es muy muy cariñosa y me lame. Y me doy cuenta. Oye, esta gata apesta a pescado. ¿Eh?, pero si es un mico!!!. Bajamos de nuevo a la cocina y al inspeccionar más detenidamente vemos lo que había pasado. Había transportado el kilo y medio de la pescadilla (creo que era pescadilla) por 5 metros de encimera hasta llegar detrás del microndas. El pescado se encontraba envuelto en plástico de este fino de congelar. Y se notaba perfectamente que a base de lamer había quitado todo el plástico y había empezado con la cola.

Me pregunto si no se le quedaría pegada la lengua, ya que cuando yo cogí el pescado, aún estaba congelado y duro....
================================================================================================================================================
 
Páginas: [1]   Ves arriba
  Imprime  
 
Ves a: