3-12-16, 12:32 *
Bienvenido/a, Visitante. Por favor, inicia sesión o regístrate.


¿Has perdido el email de activación?
 
Páginas: [1]   Ves abajo
  Imprime  
Autor/a Asunto: Metodo Nelgveg, educar en positivo.  (Leído 3108 veces)
0 usuarios y 1 visitante examinan esta línea
ausente ausente

Migateando desde
28-11-06, 11:01

Mensajes: 289



« en: 14-01-07, 03:39 »

He encontrado una info que parece inetersante y por lo que he leido funciona bastante...yo ña voy a intentar poner en prectica con India, mi achorra de 2 meses...me voy a extender un poc pero lo he encontrado supèr practico...
COPIO:

NELVEG - Nada En La Vida Es Gratis

Autor: Deb McKean (www.k9deb.com). Traducido por Fernando Borcel, MascotasMexico.com
El programa NELVEG es sobresaliente porque es efectivo en una amplia gama de problemas.  Un perro tímido se relajará más al saber que no tiene nada de lo que preocuparse, ya que su amo está a cargo de todo. Un perro que presiona demasiado para convertirse en el líder aprenderá que la posición no está disponible, y que su vida así será mucho más placentera.

Es igualmente efectivo con perros que se encuentren en cualquier punto entre esos dos extremos.  El programa no es difícil de poner en práctica, y no consume tiempo especialmente si el perro ya conoce unos pocos comandos básicos de obediencia, tal como sentarse, o echarse.  Esta técnica nunca falla en crear un cambio positivo en el comportamiento.  Sin embargo, el cambio puede ser más profundo en unos perros que en otros.  La mayoría de los dueños usan este programa en conjunto con otras técnicas de modificación de comportamien-to, tal como enfrentar el miedo, o tratamientos contra la agresión.  Esta es una técnica perfectamente adecuada para aquellos perros que no tengan problemas graves de comportamiento, y que sólo necesitan algunos "ajustes".

Demanda de atención
El programa comienza eliminando la demanda de atención.  Cuando tu perro se te acerca y hociquea tu mano como diciendo "¡acarícia-me, acaríciame!" ignóralo.  No le digas "no".  No lo apartes.  Simplemente pretende que no lo has notado.  Esto ya ha funcionado para él, así que no te sorprendas si intenta atraer tu atención con más energía.  Una vez que se da cuenta que esto ya no funciona, él se detendrá.  En un escenario de jauría, los perros con mayor jerarquía pueden pedir (demandar) atención de aquellos de menor jerarquía, y no al revés.  Cuando le prestas atención a tu perro cuando él te lo pide, le estas diciendo que el tiene mayor jerarquía que tu en la jauría.  Los perros tímidos sufrirán el estrés de tener este poder y pueden tornarse impredecibles.  Nunca saben cuando tú tomarás el mando, entonces nunca se relajarán.  ¿Y qué pasa si ocurre algo que cause temor, como un extraño entrando a la casa?  ¿Quién se encargará de eso?  El perro tímido que demanda atención puede sentirse siempre al borde del precipicio, porque tiene más responsabilidad de la que puede manejar.

Aprendiendo quién es el jefe... estilo NELVEG

Algunos perros sienten que su habilidad de demandar atención es la confirmación de que son los "alfa" de la jauría, y es cuando se vuel-ven más difíciles de manejar cuando se les ordena sentarse o echarse, o alguna otra cosa.  No es su estado de liderazgo lo que los estresa, sino la falta de consistencia.  Puede que tengan lo que se necesita para ser los "alfa" o no, pero el hecho que no exista alguien en la jauría que sea claramente el líder es un problema aún mayor que si el perro asumiera el rol tiempo completo.  Los perros son más felices cuando el orden en la jauría es estable.  Y la tensión se crea por la constante fluctuación en el liderazgo de la jauría.

Arranques de Extinción

Tu perro ya sabe que puede demandar tu atención, y sabe lo que funciona para hacer que eso suceda.  A partir de hoy, eso ya no funciona más, claro que él aún no lo sabe.  El va intentar más duro para conseguir algo cuando la manera de conseguirlo ya no funciona.  Si yo te doy $200 cada vez que golpeas tus palmas, aplaudirías bastante.

Cambiando de reglas

Pero si, de pronto, yo dejara de entregarte el dinero, a pesar que continúas aplaudiendo, aplaudirás más, aplaudirás más fuerte.  Puede que te acerques a mi para asegurarte que he notado que estás aplaudien-do.  Puede hasta que me grites "¡Hey!  ¡Estoy aplaudiendo como loco! ¿dónde está mi lana?"  Si yo no respondo para nada, en ninguna forma, eventualmente te detendrás.  Esto de aplaudir ya no funciona más.  Ese ultimo intento, el aplauso ruidoso y frecuente, es lo que se denomina una arranque de extinción.  Ahora bien: si durante esa arranque de extinción yo cediera y te entregara tus $200, ya estás de regreso en el juego.  Te llevará más tiempo dejar de aplaudir, porque acabas de aprender que si aplaudes lo suficientemente fuerte, durante más tiempo, a la larga obtendrás tu recompensa.


Insisto!!!

Cuando tu perro aprende que los comportamientos que solían lograr tu atención ya no funcionan más, él intentará más duro y tendrá una arranque de extinción.  Si le prestas atención durante ese momento tendrás que trabajar mucho más para revertir el proceso nuevamente.  Decir "no" o apartarlo no es precisamente el tipo de atención que él está buscando, pero sigue siendo atención.  Ignorarlo completamente es la forma que funcionará más rápido y mejor.

Tú tienes el poder

Como humano y como dueño, tú tienes el control de todas las cosas que son maravillosas en esta vida para tu perro.  Este es el secreto del éxito del programa NELVEG.  Tú controlas todos los recursos.  Jugar, atención, comida, paseos, entrar y salir de la casa, ir a pasear en auto, ir al parque.  Todo lo que tu perro quiere proviene de ti.  Si  él ha estado obteniendo muchas de estas cosas en forma gratuita, él no tendrá ningún incentivo para respetar tu liderazgo, o tu propiedad sobre todas esas cosas.  Reitero, un perro tímido se sentirá estresado por esta situación, y un perro más dominante será difícil de manejar.  Ambos prefieren que tu seas quien se haga cargo.

Algo a cambio de algo

Para implementar el programa NELVEG sólo tienes que hacer que tu perro se gane el uso de tus recursos.  ¿Tiene hambre?  No hay problema, tan solo tiene que sentarse antes que su plato de comida se coloque sobre el piso.  ¿Quiere jugar a la pelota?  ¡Perfecto! Sólo tiene que echarse antes que la arrojes.  ¿Quiere salir a pasear?  Entonces debe sentarse para que le puedas poner su correa, y tiene que sentarse también mientras se abre la puerta, hasta que escuche la palabra (yo uso "VAMOS") que significa adelante.  Cuando regresan de un paseo en coche tiene que esperar por la palabra que significa "sal del auto", aunque la puerta se encuentre totalmente abierta.  No seas muy duro con él.  El ya había aprendido que podía tomar todas las decisiones por sí solo.  Tendrá una historia muy fuerte de estar en control cuando obtiene estos recursos.  Haz valer estas reglas, pero ten presente que sólo está haciendo lo que se le enseñó a hacer, y que probablemente necesite algún tiempo para comprender las nuevas reglas.

Vas a prestar atención a cosas que probablemente nunca antes notaste.  Cuando le des el alimento a tu perro, haz que se lo gane.  No necesitas utilizar comandos de obediencia.  Cualquier tipo de acción servirá.  Si tu perro sabe dar la mano, dar la vuelta, o hablar, utiliza esos comandos.  Tu perro ¿duerme en tu cama?  Enséñale que tiene que esperar a que tu le digas "OK" para subirse a la cama, y que se tiene que bajar cuando le ordenas "BAJATE".

Enséñale un comando para que vaya a su cama, o a algún lugar en particular.  Cuando llegue a su lugar y se eche, dile "QUEDATE", y luego déjalo ir dándole un premio.  El que tenga un lugar propio es muy útil para cuando llegan invitados, o por cualquier motivo que necesites que el perro se mantenga fuera del camino por un tiempo.  También le enseña que andar libremente por la casa es un recurso que también está bajo tu control.  Existen probablemente muchas otras cosas que tu perro per-cibe como recursos valiosos que no las he mencionado aquí.

El programa NELVEG no debería ser un proceso largo y tedioso.  Todo lo que necesitas hacer es hacer valer algún comando simple antes de permitirle acceso a lo que él quiere.  La cena, por ejemplo, debería ser un encuentro de dos o tres segundos que consista en un "SIÉN-TATE", "MUY BIEN" y luego colocarle su plato en el piso y alejarse para dejarle comer.

Atención y juego

Ahora que tu perro ya no es quien está al mando, tú tendrás que hacer un esfuerzo adicional para darle la atención y el juego que necesita.  Llámalo, hazlo que se siente, y luego dale tanta atención como tú quieras.  Haz que busque su juguete favorito y juega con él por tanto tiempo como tengan energías.  La diferencia es que ahora eres tú quien inicia la atención y comienza el juego.  El depende de ti ahora, mucho más que antes.  Lo que más necesita él es tiempo de calidad contigo.  Ahora es un buen momento para que te inscribas en una clase grupal de obediencia.  Si su obediencia básica es de lo mejor, puedes inscribirlo en una clase de agilidad, u otra más demandante.

Pero... ¿debo "querer" menos a mi perro?

NELVEG no significa que tienes que restringir la cantidad de atención que le prestas a tu perro.  El concepto NELVEG nos enseña acerca de quien inicia la atención (¡tú!), y no acerca de la cantidad de atención.  Llama a tu perro cien veces al día para abrazarlo y besarlo si tu quieres.  Tú puedes demandar su atención.  Pero él ya no podrá demandar la tuya. 

Al cabo de uno o dos días, tu perro comenzará a verte en una forma completamente distinta, y estará ansioso por aprender más.  Usa esta oportunidad para enseñarle nuevas cosas, como dar la vuelta, o enseñarle a reconocer sus juguetes por su nombre, u otros objetos de la casa.

Si tu perro es tímido, verás que ahora está más relajado.  Ya no hay motivos por lo que deba preocuparse mucho acerca de nada.  Ahora tiene fe completa en ti como su protector y guía.  Si tienes un perro más dominante, él estará feliz que la pelea por el liderazgo acabó, y su nuevo rol es el de una mascota devota y adorada
 
ausente ausente

Migateando desde
28-11-06, 11:01

Mensajes: 289



« Respuesta #1 en: 14-01-07, 03:44 »

Inhibición de la mordida

Autor: Fernando Borcel
La inhibición de la mordida es una de las enseñanzas más importantes que debes inculcar a tu perro. Tu perro debe aprender, desde una edad muy temprana, que sus dientes pueden lastimar, que a ti te duele cuando él te muerde, y que debe aprender a controlar o inhibir su mordida.

Idealmente, un perro nunca debería morderte. La inhibición de la mordida sirve para que tu perro aprenda a controlar su mordida de forma tal que cuando te muerda (a ti, a tus hijos) no te cause daño alguno. Un perro que no controla su mordida es potencialmente peligroso, pues a la hora de morder puede causar lesiones que van desde hematomas o raspones, hasta heridas serias.

Juego entre perros

Si alguna vez viste dos perros (o dos cachorros) jugando entre sí, una de las primeras cosas que habrás notado es que tienen una manera de hacerlo que es bastante brusca. Muchas personas confunden el juego entre perros con peleas. Dos perros jugando se empujan, se gruñen, y se muerden, en un ritual muy similar al de una pelea. Es posible que el juego se torne más brusco aún, y que en un momento determinado uno de los perros le cause dolor a otro a través de su mordida.

Jugando con humanos

Cuando un perro juega con un humano, es muy probable ver también este comportamiento. El juego es muy divertido para el perro, quien corre, ladra, gruñe, rasguña, y muerde, siempre como parte del juego, al humano.

El lenguaje de los perros

Cuando durante el juego, un perro muerde a otro y le causa dolor, el perro que se siente agredido tiene varias maneras de informar al .agresor. un claro mensaje de: Oye, eso sí que me dolió, por favor, no me muerdas tan fuerte! Este comportamiento se observa principalmente entre cachorros que juegan entre sí, donde el perro agredido emite un chillido agudo indicando su dolor. Inmediatamente, el perro .agresor. dejará de morder, pues se acaba de dar cuenta que con la presión ejercida de sus mandíbulas, causó dolor a su compañero. Este comportamiento suele repetirse a lo largo del juego, y va condicionando a los cachorros a no morder más allá del límite de dolor de su compañero. El perro aprende, desde edad temprana, a inhibir su mordida.

El lenguaje de los humanos

La forma habitual que los humanos tenemos de reaccionar ante el dolor es bastante diferente que aquella de los perros. Cuando nuestro cachorro nos muerde, tenemos distintas actitudes como ser:

Gritarle .no me muerdas!.
Alejarlo con un empujón
En niños: llorar, correr en círculos, agitar los brazos
En casos extremos, golpear al perro
Ante los comportamientos naturales del ser humano:

Cuando le gritas, él entiende: ¡Guau! ¡Aff! ¡Qué juego divertido!
Cuando lo empujas, él piensa: ¡Empujones! ¡Qué lindo!
Cuando un niño llora, él piensa: ¿?
Si el niño corre en círculos, o agita sus brazos: ¡Quiere que lo persiga! ¡Y que le muerda los tobillos o sus brazos!
Cuando lo golpeas: ¡Qué dolor! Yo con este ya no quiero jugar más, me va a hacer daño!

Imitando el lenguaje

Cuando de comunicarse con animales se trata, lo que mejor funciona es aprender e imitar sus comportamientos. Como viste en el punto anterior, muchas veces el mensaje que queremos enviar es muy distinto del mensaje que tu perro recibe. La próxima vez que tu cachorro te muerda, ¡chilla! Chilla como chilla él cuando algo realmente le duele, un chillido agudo. Si lo haces bien, verás como él rápidamente te soltará. En ese instante, felicítalo y continúa jugando. Si te vuelve a morder, vuelve a chillar, y vuelve a felicitarlo cuando deje de hacerlo.

Perritos insistentes

Por supuesto que muchas veces hay que recurrir a un paso adicional, y que también tiene que ver con la conducta natural de los perros: cuando un perro se cansa del juego del otro, se da media vuelta y se va. Es decir, finaliza el juego mediante un tiempo fuera. Si tu perro insiste en morder, imita ese comportamiento. Finaliza el juego durante algunos minutos. Dale la espalda a tu perro e ignóralo completamente. Si él insiste, vete a una habitación o a algún lugar donde tu perro no tenga acceso. Luego de unos minutos de calma, regresa a jugar con tu perro como si nada hubiera pasado. Una buena norma es hacer un tiempo fuera luego de dos ó tres .chillidos.. Tu perro aprenderá que el morder finaliza el juego.

 
ausente ausente

Migateando desde
28-11-06, 11:01

Mensajes: 289



« Respuesta #2 en: 14-01-07, 03:46 »

Déjalo!

Autor: Fernando Borcel

¡Déjalo! ¿Cuántas veces hamos repetido esta orden a nuestro perro, solo para que no nos haga caso?

¿Qué significa déjalo?
Déjalo es una órden que significa aquello que tienes en la boca, suéltalo, y no lo vuelvas a agarrar. O bien eso que estás a punto de llevarte a la boca... ni lo pienses! Esto incluye, entre otras cosas, piedras, veneno, pedazos de vidrio roto, cosas que se te caen mientras cocinas, un bebé, y la lista sigue.

¿Para qué sirve?

Para mantener a tu perro fuera de peligro. También para enseñarle qué cosas son apropiadas para morder y cuáles no lo son, ya que con las primeras deberías felicitarlo, mientras que con las otras emplearás este comando.

¿Cómo lo enseño?

El déjalo es uno de esos comandos que puedes enseñar a un perro de cualquier edad, cachorro, joven, o viejo. Colócale la correa a tu perro, y amarra el otro extremo a algo firme, como un poste. Usa una correa que no sea demasiado corta; al menos de 1.5 metros. Asegúrate de no usar un collar de castigo sino un collar común de piel o de nylon, o mejor aún, una pechera.

Colócate en el límite de la correa, y llama tranquilamente a tu perro. Corta un suculento pedazo de salchicha o algo que tu perro adore, ponlo en el piso, apenas fuera de su alcance (de su hocico y de sus patas también!). No le digas nada. Seguramente él intentará, frenéticamente, alcanzar la salchicha. Por esto es importante no utilizar el collar de castigo, pues no queremos que se ahorque en el intento.

Algunos perros entienden muy rápidamente que la salchicha está fuera de su alcance, y otros insisten durante largos minutos. No importa cuál sea tu perro, tarde o temprano, desistirá. Cuando lo haga, espera unos segundos, y muy alegremente di ¡muy bien!!!! y dale un premio. Pero no le des el premio que está en el piso. Este NO DEBE agarrarse jamás.

Repítelo varias veces, con otros premios. Es importante que no le digas nada al principio, que él se de cuenta que no puede obtenerlo, y más importante aún, que reciba un premio por dejar de intentarlo.

Luego de unos pocos días de entrenamiento, en el momento en que tu perro (siempre atado a su correa) deje de intentarlo, dirás "Déjalo". Lo dirás una y otra vez, y lo premiarás inmediatamente.

¿Qué aprenderá tu perro? y ¿Cuándo estará listo?

Tu perro aprenderá principalmente que no debe recoger algo del piso: no hace falta porque al no hacerlo recibe premios que son mejores que aquello que estaba en el piso, además de tu aprobación.

Luego de varias sesiones, puedes realizar el ejercicio sosteniendo su correa con tu mano, y poniendo el premio al alcance de tu perro. Dí "déjalo". El debería perder interés inmediatamente. Si se abalanza sobre el premio, tensa la correa sin jalarlo para no permitir que llegue a él. TIP: si tu perro es grande y fuerte y no tienes fuerza suficiente para sostenerlo, prueba hacer esto en una superficie resbaladiza, por ejemplo, pisos cerámicos. Si tu perro hace esto, es que aún es demasiado pronto para él. Vuelve atrás y sigue entrenando con el objeto que él quiere fuera de su alcance, y vuelve a intentar en algunos días. No te preocupes ni te desesperes, algunos perros se tardan más que otros - como la gente.

Aumentando la dificultad

A medida que esté más avanzado, utiliza varias "trampas". Salchichas, queso, juguetes, piedras, cualquier cosa que le llame la atención mientras esté sin correa. Cuando se acerque a ellas, di "déjalo" (y esperemos que a esta altura responda bien). Cuando lo haga, felicítalo y dale algún premio.

Practicando el déjalo en la rutina diaria

Cuando salgas a pasear con tu perro al parque, prémialo frecuentemente "por nada". Practica frecuentemente el déjalo. Llévalo - a medida que esté más bajo control - a lugares donde pueda tentarse de agarrar algo, como por ejemplo cerca de un bote de basura. No temas decir "déjalo" si ves que va a agarrar (o agarró) cualquier cosa. Cuando lo deje, acuérdate de premiarlo.

Tu perro deberá pensar, al final, que tú eres la fuente de todo lo bueno que hay en la vida.

 
ausente ausente

Migateando desde
18-07-06, 17:36

Mensajes: 1.528


Runa


« Respuesta #3 en: 23-04-07, 12:44 »

Muy interesante. dit amunt
 

La paciencia tiene más poder que la fuerza. Plutarco.
ausente ausente

Migateando desde
25-11-04, 01:13

Mensajes: 5.331


Nana Mani Hardy Lo-Mai Pirata Reiko Yuri Harry


WWW
« Respuesta #4 en: 3-05-07, 08:35 »

Está genial!! me lo guardo por si alguna vez me hace falta  dit amunt
 

Aquí podeis ver: fotos de mis niños
Jingles, Hamster, Della y Tortuga, siempre estareis en mi corazón
alana614
Visitante
« Respuesta #5 en: 16-05-07, 10:36 »


   Voy a imprimirmelo,me ha llamado la policia que habian llevado a un perrin y que la señora se lo queria dejar alli.Estoy intentando a ver si enseñando lo más basico,se lo queda.
 gracias
 
Páginas: [1]   Ves arriba
  Imprime  
 
Ves a: