5-12-16, 09:26 *
Bienvenido/a, Visitante. Por favor, inicia sesión o regístrate.


¿Has perdido el email de activación?
 
Páginas: [1]   Ves abajo
  Imprime  
Autor/a Asunto: Gato poco cariñoso  (Leído 3108 veces)
0 usuarios y 1 visitante examinan esta línea
ausente ausente

Migateando desde
8-05-13, 15:45

Mensajes: 1


« en: 9-05-13, 19:02 »

Hola buen dia .. a veces me siento un poco triste por que mi niña gatuna no es nada cariñosa,por el contrario me pone limite s para que no la abrace y no la cargue,casi no me acepta cariños,solo cuando ella me busca es como puedo tocarla eso si sin mucho apapacho por que se va .. Tiene tiene 7 meses,esterilizada desde hace un mes,vive dentro de la casa pero puede salir al patio y usar ahi su arenero,es adoptada de albergue pero apenas tenia 20 dias de nacida,ella es hija gatuna unica en casa y siempre ha tenido ese caracter como frio y eso que la amamos muchiisimo
Nos muerde fuerte y rasguña igual ... tal vez ya se ha tratado este tema aqui pero soy nueva e ingrese por que aqui hay gente que tambien ama los gatitos y pueden decirme algo del por que es asi ,si cambiara o asi sera ya su caracter,al menos para ya no estar con la esperanza de que cambiara y aceptar la idea que ella es asi o que mas puedo hacer.
Me encanta el ronroneo de los mininos pero ella ni eso nos da,a veces le digo a ver Brownie ronronea,solo me mira y se va como adolescente a su recamara.Gracias de antemano
 
ausente ausente

Migateando desde
15-01-13, 15:05

Mensajes: 239



« Respuesta #1 en: 9-05-13, 20:21 »

Mira, yo creo que es su caracter asi y que nunca cambiara... si la amas debes aceptarla tal cual es y no intentar doblegar su voluntad... si no quiere mimos o que la alcen cuando tu quieres, pues respetala y te mordera menos. Algunos son demasiado cariñosos y otros son ariscos, asi es...
Y encima fue siempre asi, ni siquiera se puede decir que tuvo un cambio de caracter por alguna razon en especial...

Yo tambien tengo un hijo unico felino... no es arisco del todo pero tampoco es demasiado cariñoso... se deja alzar pero no por mucho rato, se deja acariciar pero enseguida se cansa y muerde... y se frota en mi y me ronronea cuando pasan muchas horas que no me o quiere que le ponga comida jajaja solo lo hace por interes y porque sabe que con eso consigue lo que quiere, es un maldito manipulador!! se hace el independiente durante el dia pero de noche viene a dormir pegado a mi.
 

Sonia
ausente ausente

Migateando desde
14-07-12, 15:22

Mensajes: 139



« Respuesta #2 en: 9-05-13, 20:22 »

Lo primero entiende que cada gat@ tiene su caracter. Lo de morder y arañar... si de pequeña le has dejado jugar a morder... es muy dificil de quitar esa mania, yo tengo los brazos.... lo unico que queda es cuando muerda o arañe distraerla con algo. Lo principal no la agobies, al final si la dejas a su aire te buscara ella a ti.
 
ausente ausente

Migateando desde
20-04-13, 23:36

Mensajes: 108


« Respuesta #3 en: 9-05-13, 22:16 »

Pues si es asi es asi y ya esta, cada gato es especial y no hay dos iguales. Mi Nala es tambien mas bien arisca, pero la quiero con locura y hay que acostumbrarse a que sean asi
 
LUCAS
ausente ausente

Migateando desde
6-05-13, 15:38

Mensajes: 22


Lucas


« Respuesta #4 en: 14-05-13, 15:36 »

Bueno...  no te pongas mal! nuestro Lucas es igual...al principio pensabamos q tenia cosquillas y por eso  no mordia y arañaba al agarrarlo, despues pensamos q eramos  nosotros q por ser tan pequeño deberia recibir mimos, despues parecia  enojado a nuestros mimos... pero  dale tiempo, Lucas ahora tiene 2 a ño y medio casi y ha cambiado un poco, si no le damos corte nos busca pero siempre al jugar araña y muerde, pero el nos busca, no ronronea casi nunca, al menos frente a nosotros quizas calentito al lado de la estufa si.
Ayer no más como no le di corte porque tenia mucha cosa para hacer, cuando pasaba me  abrazaba las piernas y me mordia despacito, llamaba su atencion  con un "mamá no me dá corte"
 
ausente ausente

Migateando desde
22-01-13, 21:20

Mensajes: 129


« Respuesta #5 en: 20-05-13, 17:27 »

Hola Jan:

Te pasa exactamente lo mismo que a mi pareja, anteriormente tuvimos una gatita que era un pan de Dios, le encantaba que le rascáramos a un lado de sus ojeritas, en cuanto alguien se sentaba corría a tumbarse en el regazo y a tallar su cabeza para que la acariciaran.
A su muerte adoptamos a otra gata, Titi, que es completamente lo contrario, no deja que la toquen y pese a los esfuerzos de mi esposo nada más no se deja.
Conmigo es diferente, yo soy la mala de la familia, la de los baños, la medicina, el corte de uñas y el cepillado, aunque claro también la que limpia el arenero, pone agua limpia y comida.
No pretendo cargarla porque se que no le gusta, pero cuando me recuesto en la sala brinca a mi pecho y me da algunos lengüetazos en la cara o juega mi cabello, solo ahí me permite acariciarla un poco, pero en cuanto se enfada se levanta y se va.
Soy a la única persona que le hace eso, mi esposo suele ponérsela en el pecho, pero ella se va de inmediato.
Aunque si en cuanto escucha su voz en la puerta (él acostumbra hablarle o chiflarle cuando esta por llegar) corre a la ventana a recibirlo y cuando abre la puerta se le talla en las piernas.
Titi nunca será como mi primera gata... ella es Titi y la queremos así
 
ausente ausente

Migateando desde
30-03-04, 11:30

Mensajes: 7.285


¡El descanso del guerrero y la mirada del jefe!


« Respuesta #6 en: 24-05-13, 19:54 »


No pretendo cargarla porque se que no le gusta, pero cuando me recuesto en la sala brinca a mi pecho y me da algunos lengüetazos en la cara o juega mi cabello, solo ahí me permite acariciarla un poco, pero en cuanto se enfada se levanta y se va.


Kimet hace prácticamente lo mismo. Bueno, sin lengüetazos. Él es un gato arisco que va a su bola, pero está muy pendiente de mi costillo. Le aparece de debajo de la cama cuando él se levanta, le persigue por la casa vaya a donde vaya hasta que considera que ya le ha saludado lo suficiente. Va a recibirle a la puerta cuando llega y algunas noches recuerda su infancia, cuando vivían ellos dos solos y jugaban. Mientras vivieron solos se ponía sobre su pecho en cuanto él se sentaba en el sofá. Yo llegué más tarde y me moría de envidia porque a mi nunca se me acercaba. Hasta que un día mi costillo le apartó porque llevaba un jersey de lana, de esos a los que los pelos de gato se pegan y no salen nunca más. Y entonces el gato se vino hacia mí y por primera vez se tumbó sobre mi pecho. Desde entonces parece que le gustó el cambio y ahora, aunque sigue persiguiéndole a él, es a mí a quien acude en busca de mimos, solo hasta que él quiere, Y reclamando la latita de los sábados.  dit amunt
 

Páginas: [1]   Ves arriba
  Imprime  
 
Ves a: