9-12-16, 18:21 *
Bienvenido/a, Visitante. Por favor, inicia sesión o regístrate.


¿Has perdido el email de activación?
 
Páginas: [1]   Ves abajo
  Imprime  
Autor/a Asunto: Mi gato está celoso y enojado  (Leído 332 veces)
0 usuarios y 1 visitante examinan esta línea
ausente ausente

Migateando desde
22-12-15, 14:00

Mensajes: 1


« en: 22-12-15, 14:09 »

Hola!
Hace unos días adoptamos a una perrita que tiene un mes (está bien pequeña) tengo tres gatos, dos hembras y un macho, todos están castrados.  Las hembras la aceptaron pero el macho actúa extraño.
Ha atacado a la perrita una vez y desde ahí no quiere entrar a la casa y no viene ni a comer, cuando lo alzo me intenta rasguñar y estoy preocupada por el Cry
Quisiera saber que puedo hacer por el, también lo noto estresado y asustado.
Cuando entra a la casa y ve a la perrita se sale.
Que hago?  Undecided
 
ausente ausente

Migateando desde
23-12-15, 06:50

Mensajes: 12


« Respuesta #1 en: 23-12-15, 07:13 »

Por ser un gato macho adulto, le cuesta mucho el aceptar a la perrita, pero eso es normal. Si sabes el lugar donde está tu gato cuando no está en casa (por ejemplo que esté en tu patio), puedes ponerle una manta con el olor impregnado de tu perrita.

Yo pasé por algo similar cuando le dimos asilo temporal a una perrita hace algún tiempo. Mi gato y mi perro se toleran, pero el gato no podía ver a la perrita ni en pintura. En su camita le pusimos una manta con el olor de la perrita. Al principio tampoco quería ni acercarse ahí, pero (aunque fue un poco cruel pensándolo en retrospectiva), le quitamos las opciones de dormir en otro lado o le poníamos la manta de la perrita cuando ya estaba instalado en donde sea que estuviera durmiendo. No le gustaba mucho esto, pero terminó aceptando el olor. Los poníamos a comer en el mismo cuarto, pero separados por una reja por la cual se podían ver (esto fue después de una semana o semana y media). Justo cuando los íbamos a juntar para que se llevaran mejor, la perrita encontró casa y ya no pudimos hacer más, sin embargo, ya comenzaba a aceptarla.

Eso sí, si tu gato duerme contigo en tu cama (o dormía ahí), no le pongas la manta de la perrita ahí, porque va a sentir que le está robando todos sus espacios. Puedes ponerla cerca de su cama o debajo de sus trastesitos de la comida o cerca de donde tiene sus juguetes para que empiece a asociar ese olor con cosas agradables. Y también puedes (de vez en cuando), sacar a tu perrita al patio o que alguien la saque a caminar cuando tu gato esté en casa, para que sepa que sigue siendo su casa y no se tiene que salir.
 
Páginas: [1]   Ves arriba
  Imprime  
 
Ves a: