Inicio » General » Con cariño, para la dulce Gina

Con cariño, para la dulce Gina

Alicia Leal

Hola, soy Gina, una gatita medio siamés. Me separó de mi mami una señora que tiene una voz muy dulce, me tomó con mucho cariño y me llevó a su casa.

Inmediatamente pensé que me trataría muy bien, pero no conté con que ella tiene una hijita que realmente es una amenaza. Tengo casi un mes de nacida y ya sé lo que es el sufrimiento extremo: esta niña no me deja comer, ni dormir, constantemente me hala del collar y eso hace que me duela mucho la garganta. Además le ha dado por bañarme, ¿quién le dijo que los gatos nos bañamos con agua y jabón? Si al menos pensara que soy un ser vivo, y que me duele cuando me estira las orejas y los bigotes... Un buen día la voy a morder o por lo menos le mostraré las uñas.

Ya le di un buen arañazo a esa niña, a ver si así me deja en paz... ¿Qué pasa? Noooooo, no me corten las uñitas, que son mi única defensa, las necesito, por favor.

Tal vez así es la vida de todos los gatos. En cuanto dejen la puerta abierta me salgo corriendo, no me importa nada, ni la comida rica que aquí me dan ni la camita suave, tampoco el agua limpia y todos los juguetes que me han dado, no me importan porque esta niña no me deja disfrutar de nada. Está decidido me voy. Eso pensaba yo, pero un buen día llegó una persona a la casa y mi madre adoptiva le dijo que ya no me quería ahí, y que podía llevarme con ella. Espero que esta otra mamá no tenga niñas en su casa.

¡Qué feliz soy! En esta casa no hay niños tan pequeños, solo un muchachito de 10 años y me trata muy bien. Lo mejor de todo es que ya no tengo ese molesto collar, duermo toooooodo el día y solo me levanto a comer o a jugar. Además tienen un par de gatos muy guapos, uno se llama Tito y el otro Pinto. Ya son adultos y tal vez por eso no quieren jugar conmigo y se molestan cuando me acerco, pero no importa, mi nueva mamá me trata muy bien. Lástima que no puede quedarse conmigo, ya que estoy aquí solo por un tiempo mientras consigue una linda familia para mí... Espero que no la encuentre nunca; me quiero quedar con ella para siempre.

Bueno, por fin tengo una familia que sí me quiere y me trata muy bien. Soy muy feliz con ellos. Me gustaría visitar alguna vez a mi otra mamá y a sus dos hijos Tito y Pinto. Ahora que soy más grande tal vez quieran jugar conmigo; no sé, tal vez hasta se enamoren de mí.

31-08-2002