Inicio » General » Del cariño entre una gata y un perro

Del cariño entre una gata y un perro

Carla

¿Os imagináis un perro que en vez de hacer de lazarillo con una persona ciega hace lo mismo pero con una gatita? Pues leed esta historia, que es más real que la vida misma.

Isabel, una amiga mía, tiene, desde hace años, una muy buena costumbre: animal que encuentra abandonado en la calle, animal que se lleva para casa. Pues bien, Isa tenía ya en su piso a un perro enorme, llamado Danko. Hacía nueve años que vivía con ella, y la quería con locura. Un buen día, Isa se encontró en la calle una gatita malherida. Unos perros la habían atacado y, además de hacerle heridas por todo el cuerpo, le arrancaron los ojos. Ella recogió a la gatita y la llevó a una clínica veterinaria, donde estuvo internada hasta curar las heridas. Claro que, como secuela, quedó completamente ciega, sin ojos.

A Isa le daba un poco de miedo llevarse a Daisy (así la llamó, pues por su ceguera andaba la pobre como "un pato mareao") a casa, por cómo pudiera reaccionar Danko. Cuál fue su sorpresa: el acogimiento fue increíble. El perro enseguida se dio cuenta de la minusvalía de la gata. Poco a poco empezó a ayudarla. Mi amiga me contaba los progresos día a día. Cómo dormían juntos, como la orientaba...

El colmo fue ya cuando descubrió el modo en que Daisy logró comunicarse con Danko, con diversos tipos de maullido. Entonces Danko iba junto a ella, se agachaba, y Daisy se le subía en el lomo y él la llevaba por toda la casa... Lo vi con mis propios ojos.

Pero ahora viene lo mejor, lo más triste pero lo más tierno. Daisy murió hace algo menos de un año, por edad. Era ya muy mayor y quedó tocada del accidente. A partir de ahí Danko cayó en una depresión. Ni el veterinario sabía qué hacer para curarlo. Y acabó muriendo, unos meses después, de la tristeza de perder a su amiga...

¿Quién dijo que perros y gatos no se pueden ver?

08-10-2002