Inicio » General » Increíble, pero cierto

Increíble, pero cierto

Marie

Esta es la historia de Marie, una gatita siamesa de un mes que sufrió un desgraciado accidente casero y casi se queda inválida. Una mañana estaba siguiendo a su dueña, pero como era tan pequeña no la vio. Salió a la terraza y cuando entraba a casa... dio un portazo y, sin querer, le pilló la cabeza con la puerta.

La gatita empezó a revolverse y a llorar sin parar. La dueña se puso histérica y no sabía qué hacer. Llamó a su hermana, que es veterinaria, y le dijo que fuera a urgencias. La bajó a una clínica cercana y le dijeron, tras una radiografía, que no tenía nada. Volvió a su casa y por la tarde descubrió que la gatita no podía mover las patas delanteras. La dueña se puso muy triste porque Marie se ponía a llorar cada vez que intentaba levantarse.

Así que fue a otra clínica con las radiografías y le dijeron que tenía una vértebra desplazada. Le pusieron un collarín fabricado con un tubo de esparadrapo y dijeron que a lo mejor había que sacrificarla. Estuvo quince días recibiendo cuidados especiales y se recuperó. Ahora está completamente bien y ya tiene cuatro meses.

03-09-2003