Inicio » General » Kee, mi gatito del cielo

Kee, mi gatito del cielo

Lili Loo. México, DF

Les cuento la historia de mi gato mágico, que llegó a mi vida de manera mágica. Una noche de abril 2004 estaba profundamente dormida porque trabajaba en un horario muy matado (casi todo el día), y solía dormir mucho, a la vez que estaba muy sola porque no tenía novio ni amigos, y mi familia es muy alejada de nosotros. Como a eso de las 2,30 de la madrugada empiezo a oír a un gato que maullaba en la puerta de mi balcón y (cosa rara) me tocaba la puerta, y se escuchaba muy triste y perdido en medio de la noche.

Me dio mucha tristeza pero no le abrí porque no me gustaban los gatos y no quería que un animal se metiera a ensuciar mi casa. Entonces, a los tres o cuatro días después de todo esto, por pura casualidad tuve que ir a casa de mi mamá que vive fuera de la ciudad, y me dijo: "Tengo un gatito de un mes y medio de edad, pero lo voy a regalar porque unos niños quisieron ahorcarlo y trataron de cortarle una oreja, está enfermo y yo no lo puedo tener..." Me dio tanta tristeza que le pasara eso a un animalito, que le pedí que me lo diera y yo lo cuidaría hasta que se aliviara del daño que le habían hecho.

Y mi mamá acepto regalármelo y me lo llevé a casa, y cuando vio la casa tan bonita donde iba a vivir puso una carita de felicidad enorme y se curó muy rápido y resultó ser un gato limpio, obediente y muuuy cariñoso. Sí, juega y muerde un poquito, pero no hace nada malo y entiende muy bien todo lo que le enseño. Me trajo mucho amor y alegría a mi vida, verdaderamente pienso que me lo mandó Dios para que yo lo cuidara y él a mi también.

Siempre encuentra cosas que yo había perdido y si encuentra cosas bonitas, me las lleva como si quisiera darme regalitos. Siento que él tiene su espíritu y solo una mente superior pudo haber creado un ser tan lindo y especial como un gato.

Pienso llevármelo a viajar y que conozca muchos lugares, aunque su único problema es que no le gusta salir de casa. También tengo planeado irme a vivir a Australia y quiero llevármelo conmigo, porque sé que mi misión en la vida es cuidarlo y ver que sea sano y feliz por muchos años.

Gracias, y saludos a todos los gatos del mundo...

15-09-2004