Inicio » General » Keyla

Keyla

Beula

Les voy a contar de mi gata Keyla, a quien extraño mucho. En mi casa siempre hemos tenido perros y gatos. El año pasado me casé en abril y a los pocos meses mi esposo llegó con una gatita chiquita. Me dijo que se la encontró cerca de la casa de un amigo. Le pusimos por nombre Keyla.

Siempre la quisimos mucho, pero era extremadamente traviesa, al punto que quebró muchas cosas de la casa y tuvimos que quitar todo, lámparas, adornos, fotos, etc. Aun así nunca pensamos en deshacernos de ella. También tengo una perrita que adoptamos en un asilo; se llama Tatiana y junto con Keyla eran como nuestras hijas.

Keyla se seguía portando mal y un día me dijo mi esposo: vamos a entregarla al asilo. El asilo está como a cuatro cuadras de mi casa; total que la llevamos, pero muy dentro de mí dije: la voy a llevar para que aprenda, porque dentro de todo ella sabía bien cuándo hacía mal, porque cuando quebraba algo se escondía y era como nos dábamos cuenta. Así que pensé en darle una lección, para esto en el asilo no los duermen, así que yo confiada la dejé y dije en varios días vuelvo por ella.

Pero desde ese mismo día me sentí muy triste, y al otro día, mientras yo trabajaba, mi hermano fue por ella porque me quería dar una sorpresa. Pero cuando fue Keyla estaba muy enojada y lo mordió, y no se la quisieron dar. Así que mi esposo y yo ibamos a ir por ella pero ese fin de semana no teníamos dinero para recogerla y decidimos esperar.

Por fin fuimos mi esposo y yo y cuál fue nuestra sorpresa que Keyla ya no estaba. Ese fin de semana había cambios de empleados y nadie de los nuevos nos supo decir con seguridad, pero uno de ellos cree que la durmieron porque dice que había una gata muy brava que durmieron porque estaba muy agresiva. Nos dolió tanto y aún ahorita no me puedo reponer de esto.

La extraño mucho y sobre todo me duele no haber ido por ella antes. No puedo dejar de pensar que la pude haber salvado y no fui a tiempo. Ahora siento como si nuestra familia está incompleta, me hace mucha falta Keyla. Extraño sus travesuras, ella era como mi mejor amiga, siempre estaba a un lado de mí. En la casa todavía se siente su presencia, por donde sea me encuentro sus juguetes.

Siento que nunca me voy a reponer de esto y escribo aquí en memoria de Keyla para decirle que cómo me arrepiento de haberla llevado ahí, que la extraño mucho, y que nunca nadie va a ocupar su lugar en mi corazón. Que daría lo que fuera por volver el tiempo atrás y que no hubiera pasado esto. Perdóname, Keyla.

10-04-2006