Inicio » Los gatos de Avalon » Para Avalon, la princesita

Para Avalon, la princesita

Avalon

Hay una tienda de animales en Avilés que me encanta. Es grande, limpia y se nota que la dueña quiere con pasión a todos sus animales. Tanto que además de los gatos, hurones y perros de la tienda, tiene varios perros y un caballo en una finca cerca de su casa. Hace poco tuvo un accidente con el caballo y estuvo muy mal, pero su única preocupación eran sus animales.

AvalonYo paraba ahí a menudo, sobre todo por que mi novio estaba fuera de casa todo el día y me sentía un poco falta del habla humana. Y así vi pasar una camada de persas preciosos. Cuando por fin convencí a mi novio, resulta que ya se habían llevado la tricolor que yo quería. Me preguntó que si en vez de un persa no preferiría una Bosque de Noruega, que habían salido tres tricolores. Entonces fue cuando conocí a Avalon.

Estaba en una de las jaulas de abajo. A oscuras y alejada del ruido de los demás animales para que la madre no se estresara. Tenía seis días justitos cuando me la enseñaron. A ella y a sus hermanos. Pero ella fue la que se quedó amamantando de mi pulgar y luego de mi meñique. Ella fue la que se acurrucó en la palma de mi mano y se quedó frita. Ella fue la que eligió que yo fuera SU humana.

A las seis semanas de vida la chica de la tienda los subió a una de las jaulas de arriba que da al escaparate. Ahí pasaba yo la mayor parte de mi tiempo. Al segundo día pegaba a sus hermanos para que no les diese mimos. Y así pasaron dos semanas hasta que me la pude llevar para casa.

Eres la alegría de mis ojos, Avalon, tú y Aisea. A los otros gatos les quiero con locura, pero tus minimaullidos (miii) para llamarme cuando no me encuentras, y tu exclusividad por mí, me conquistaron. Eres hermosa, una cochinota, celosa a rabiar. Me encanta cuando vienes con tus ataques de mamitis (versión de mimitis pare solo de mami) y te restriegas entera contra mí. Eres la primera en salir a recibirme a la puerta. Eres la que busca dormir conmigo siempre que no haya otro gato en las proximidades. Eres antisocial, y suave, y una melenuda.

Eres mi nena, mi primera nena (ya me costó, eh...) y te quiero dar las gracias por escogerme a mí.

Te quiere, Mami.

11-12-2004