Sasi

Sasi

Buscador

Índice de artículos

Archivo por meses

Canal de suscripción

RSS-artículos

Contribuye

Envíanos tu historia por correo en un documento Word, con fotos si quieres, a .

Condiciones: que sea un relato verídico (no de ficción, ni tampoco una mera efusión o apunte), de un folio como mínimo, escrito de modo correcto. Nos reservamos el derecho de editarlo para ajustarlo a la normativa o mejorar el estilo si conviene. No garantizamos un plazo de publicación, aunque trataremos de que sea lo más breve posible.

Apartados: cuando una misma persona cuente con tres o más artículos publicados, le abriremos un apartado propio.

Inicio » Ritablog

IV. Un día en mi vida

Eva Zubieta

Comienzo mi jornada muy temprano, alrededor de las 7 de la mañana. Soy un eficaz despertador de mi marciana grande: no le vale darse la vuelta en la cama, taparse con el edredón, darme un manotazo... Nada. Si se tapa o se vuelve, yo busco en dónde tiene esos chorritos que echan aire y calor, y allí, a un centímetro, gruño.

Leer todo · 31-01-2009

III. Mi hijo adoptivo

Eva Zubieta

Ay... Nada, que no hay manera de que cuente en qué consiste mi trabajo de mascoto, que era lo que yo quería decir, pero por unas cosas o por otras termino hablando de las sorpresas que me pego y de las cosas rarísimas que me pasan. Y encima estoy agotado, agotado, agotado...

Leer todo · 28-01-2009

II. El 'retonno'

Eva Zubieta

Cuando empecé a hacer mi blog ya os dije que todo era muy raro, tanto que yo vivía con dos marcianas y todo eso... Ha pasado tiempo desde entonces, y quedé en que os contaría cómo es la dura jornada laboral de un mascoto consciente y responsable, que no se termina nunca, como la de una madre o la de un buen médico, que lo son siempre y en cada momento... Os daréis cuenta de lo que tenéis, y los que no, echaréis de menos tener un ser tan dedicado y amoroso en vuestras vidas. (¿A que vendo bien?)

Leer todo · 24-01-2009

I. El blog

Eva Zubieta

Es todo muy raro... Mira yo, que vivo con dos marcianas altísimas con tentáculos que están todo el rato moviéndolos. Ya me he acostumbrado porque soy un tío muy open minded y porque nos reímos mucho juntos, pero es que no tienen ni pelaje, están como crudas. Claro que para chuparlas y morderlas es mejor, saben saladito.

Una me ha dicho que si yo me quiero comunicar y le he dicho: "Claro, pues no lo estás viendo siempre", y me ha propuesto hacer un blog.

Leer todo · 19-01-2009